Las marcas encuentran en la tecnología y en los envases re-utilizables dos aliados perfectos para ofrecerle a los consumidores una experiencia diferente y más sostenible.

El plástico siempre ha sido el principal material de los packaging de las marcas, esta situación ahora comienza a revertirse gracias a los consumidores que exigen una mayor concientización sobre el cuidado del medio ambiente por parte de las empresas.

Algo tan simple como reducir el plástico de los envases puede, no solo mejorar la imagen de la empresa, sino que también hacer la diferencia en el mercado.

Con la tecnología han llegado ciento de oportunidades para reducir el plástico en el packaging, actualmente existen envases que detectan cuando un alimento está vencido. Un ejemplo de esto es la marca de helados Häagen-Dazs que ha creado un envase de helado de acero re-utilizable, que mantiene el producto frío durante más tiempo.

Apostar por este tipo de cambio supone, para la empresa, buscar nuevos proveedores que estén dispuestos a asumir un gran reto y que utilice la tecnología adecuada para esto. Realizar este tipo de cambios no solo elevará la imagen de la empresa por centrarse en lo que el cliente busca ahora, la sostenibilidad, sino que también ayudará al medio ambiente.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.