El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) elaborado por la Cátedra SURA de Confianza Económica junto a Equipos Consultores, que mide la percepción de los uruguayos sobre la situación económica del país, registró en mayo una contracción de 1,7 puntos que lo mantuvo en la zona de “moderado pesimismo”.

Pese a que la cercanía de las elecciones permite registrar un incremento del optimismo en materia de expectativas para el futuro, los consumidores se mantienen pesimistas respecto a la situación actual y su predisposición a gastar continua en niveles bajos. Asimismo el pesimismo sobre las condiciones actuales, sobre todo en el rango etario de los más jóvenes y personas entre 45-59 años, explica la caída en la compra de electrodomésticos, casas y autos.

Según el informe de SURA, el descenso en el mes responde a la retracción de 5,1 puntos del subíndice de “Predisposición a la Compra de Bienes Durables”, sumado a la neutralización del indicador de la “Situación Económica del País” a raíz de la contracción de -1,2 de la “Situación Económica Personal”.

Por otra parte, entre los “Otros indicadores de confianza” evaluados, se registró mayor variación del indicador de “Preferencia por la moneda nacional para depositar vs moneda extranjera” (-3,5), alcanzando en mayo el mínimo histórico de la serie con una contracción de 8,7 puntos respecto al promedio enero-mayo de 2018.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.