El país vecino está atravesando una fuerte crisis económica y su presidente anunció que pedirá un adelanto del préstamo que le otorgó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en julio de este año, con el fin de frenar la caída de la moneda. Aun así, en la jornada de ayer, el peso argentino devaluó más del 8% y se elevó la tasa de interés al 60%.

El dólar alcanzó el precio récord de $39 pesos. Así, la moneda argentina se devaluó más de 8% en una sola jornada. El presidente Mauricio Macri, por su parte, anunció que se adelantará a 2019 el giro de capital que el Fondo Monetario Internacional había planeado para 2020 y 2021. Para poder frenar la caída del peso argentino.

El panorama argentino no viene bien y el mensaje de Macri se da en el contexto de que, en las últimas semanas, por factores externos como la crisis turca, o internos por el caso de corrupción que afecta a empresarios y funcionarios del anterior Gobierno, se haya vuelto a acelerar la brusca caída del peso argentino, que en lo que va de año se ha devaluado más del 68 % frente al dólar.

El 7 de junio pasado, el FMI confirmó que el acuerdo de crédito con Argentina asciende a 50.000 millones de dólares y que se desembolsaría en tres años. El Gobierno comenzó a gestionarlo a comienzos de mayo pasado, en medio de una crisis cambiaria que agitó la economía argentina e incrementó la incertidumbre entre el abanico político y social, en un país atado a un peso ya muy afectado por la alta inflación.

Si bien Argentina ya contaba con la tasa de interés más alta del mundo después de que se decidiera aumentar esa referencia al 40% en mayo pasado,ahora, en medio de una grave crisis económica, el Banco Central argentino (BCRA) la incrementó hasta el 60%.

Se trata de una cifra que casi triplica a la de Venezuela, el país con la segunda tasa más alta del mundo (22,58%). El sorprendente aumento que anunció este hoy el gobierno de Mauricio Macri busca lo mismo que en mayo, cuando empezó la vertiginosa caída del peso: hacer más atractiva la moneda local.

La tasa de referencia que estableció el BCRA significa que por cada peso invertido en un instrumento en moneda local, al cabo de un año el inversor recibirá 1.6 pesos, es decir un 60% más.

De esta forma -creen los economistas del gobierno- se combatirán al mismo tiempo dos problemas: se frenará el alza del dólar y se reducirá la inflación, que aumenta con el consumo.

Sin embargo, numerosas voces se han alzado para criticar la estrategia oficial, que en el corto plazo no ha servido para contener al dólar, que en el día de hoy alcanzó un nuevo valor récord de cerca de 40 pesos y marcó la peor depreciación de moneda del día en todo el mundo.

El anuncio de Macri claramente no funcionó: lejos de calmar la corrida del dólar la pronunció. En la jornada de hoy, Marcos Peña, mano derecha de Macri y jefe de gabinete,  empañó el panorama admitiendo que el gobierno aún no había sellado el acuerdo con el FMI para acelerar la entrega de fondos. No obstante el funcionario aseguró que la tormenta pasará y Argentina «saldrá fortalecida de esta crisis», «no estamos ante un fracaso económico. Hay una transformación y en esa transformación hay momentos más difíciles y momentos en los que parece que la cosa va más fácil», aclaró Peña.

Hito histórico

La escalada del dólar en las últimas semanas produjo una curiosidad estadística: por primera vez, el peso argentino quedó por debajo -en términos nominales- del valor del peso uruguayo. Con $ 1 argentino apenas se podían adquirir $ 0,944 uruguayos. De todas formas aunque el paso uruguayo se encuentre más fuerte, la escalada del dólar en Argentina repercutió en Uruguay, en la tarde de ayer el dólar cerró en pizarra cerca de$32.

En las pizarras del Banco República, el dólar subió 32 centésimos y cerró hoy en $ 31,55 y $ 32,95 compra y venta respectivamente. El peso argentino, finalizó hoy en $ 0,52 a la compra y $ 1,12 a la venta.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.