Según Online Business School entre los años 1975 y 2015, en los Estados Unidos la tecnología arrasó con unos 3.5 millones de puestos de trabajo, mientras que, a su vez, contribuyeron a crear unos 19.3 millones nuevos. A estos números le tenemos que sumar los datos publicados por según la Asociación Española de Robótica (AER-ATP) donde figura que en la actualidad ya están en funcionamientos casi 35 mil robots en España.

Frente a esta realidad no es descabellado hablar del desempleo tecnológico generado por la pérdida de puestos de trabajo a causa de la incorporación de nuevas tecnologías que son capaces de realizar, ya casi, cualquier tarea.

En este contexto, considerando los números en España, sólo un 2.4 por ciento de la población se desarrolla profesionalmente en el área de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Se cree que este porcentaje, sorprendentemente bajo en la actualidad, cambiará con el paso del tiempo debido a que el desarrollo tecnológico apunta a que se crearán nuevos puestos de trabajo producto de este mismo avance. De este modo, se ha llegado a afirmar que para el año 2030 casi el 90 por ciento de los puestos de trabajo que se presentarán aún no se han inventado.

Este cambio implicaría fuertes modificaciones, no solo en el área profesional, sino que también en la educación. Se requerirá una restructura en todos los niveles educativos para poder obtener las competencias necesarias para desarrollarse en un mundo tecnológico.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.