Un nuevo seminario contra la piratería organizado por la Alianza Contra la Piratería de Televisión Paga (ALIANZA) se realizó en el departamento de Salto con la presencia de expertos nacionales e internacionales.

El “V Seminario Internacional de Combate a la Piratería de Contenidos Audiovisuales” contó con la participación de Marta Ochoa, Directora ejecutiva de ALIANZA para Latinoamérica; Hernán Racciatti, Especialista en Seguridad de la Información y Director de la consultora SIClabs; Diego Dabrio de LaLiga (España)  y Jorge Bacaloni, de TURNER.

En primera instancia, la Directora ejecutiva de ALIANZA señaló que el 70% de los usuarios de Internet niega que la piratería sea una práctica negativa y debido a esto un  ingresa a sitios en línea con contenidos ilegales protegidos por copyright. En la actualidad se estima que 110 millones de individuos acceden a contenidos ilícitos en América del Sur. “Uno de los principales desafíos es la disponibilidad de contenidos audiovisuales piratas en plataformas legales de Internet, lo que de algún modo los legitima ante los ojos del usuario”, remarcó.

Además, reveló que la piratería afecta la economía ya que representa “una pérdida anual de 1,4 billones de dólares en impuestos no cobrados para los países de América Latina y de 6,5 billones para la industria en general”. A su vez, elimina 50.000 puestos de trabajo como consecuencia de la reducción del número de suscriptores en la televisión paga.

Finalmente, hizo especial hincapié en la “vulnerabilidad” de la seguridad informática de los usuarios de Internet, dada la cantidad de personas que facilitan sus datos personales en sitios ilegales. “Cuando las personas instalan en su web una aplicación pirata, entran a ver un partido o una película, están abriendo las puertas de su casa, de su mundo virtual, donde seguramente tienen fotos de su familia, teléfonos, direcciones, números de tarjetas de crédito, todo tipo de información a la cual accede el pirata. Ese es el altísimo costo por ingresar en sitios ilegales”, destacó Ochoa.

En el panel internacional estuvo presente Diego Dabrio, de LaLiga (España), quien abarcó la problemática del streaming ilegal de los contenidos de fútbol y presentó la estrategia antipiratería de LaLiga y varios casos de éxito. “La piratería es un delito y desde LaLiga estamos firmemente comprometidos en luchar contra ella. En este sentido, hemos realizado importantes esfuerzos tanto humanos como tecnológicos. Además, trabajamos de la mano con nuestros socios (licenciatarios) para erradicar esta terrible lacra que afecta a la industria del entretenimiento, que es un motor económico y de la que dependen -directa e indirectamente- muchas personas. El fútbol, como todos los contenidos en vivo, es el eslabón más débil de la cadena y necesita de marcos jurídicos y regulatorios que generen mecanismos de protección eficaces y en tiempo real”.

También estuvo presente Diego Fernández, socio en IP, IT & Privacy del estudio argentino Marval, O’Farrell & Mairal. Fernández hizo principal hincapié en que las medidas tendientes a lograr el bloqueo de contenidos pirata que se emiten online y en vivo, en nada afectan la neutralidad de la red, algo que generalmente genera confusión por desconocimiento. El bloqueo de contenidos que infringen los derechos de transmisión de quienes los detentan tiene un fundamento legal sólido y no afecta derechos de terceros.

Como cierre del evento se desarrolló un panel integrado por funcionarios de la Dirección Nacional de Aduanas, Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (URSEC), Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (ANDEBU), Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados (CUTA) y Marval Law Firm, la firma de abogados más importante de Argentina. Washington Melo, de CUTA, brindó una breve disertación sobre los perjuicios a la industria uruguaya por parte de la piratería en línea. “Esto arrancó como algo incipiente, pero fue creciendo a gran velocidad. Muchos pensarán que las empresas de cable siempre nos quejamos, pero nos tienen acorralados. Perdemos los abonados y las conversaciones con los proveedores de contenidos cada vez exigen más cosas”, explicó.

Por su parte, Nicolás Cendoya, representante de la URSEC, aseguró que el organismo está comprometido en “participar en un debate para avanzar en un marco regulatorio que permita respuestas tecnológicas y jurídicas como las que requiere el problema de la piratería online”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.