La NASA lanzó el domingo la sonda solar Parker desde Cabo Cañaveral, Florida, una misión que la agencia presume posibilitará “tocar el Sol”.

El propósito de la sonda es expandir nuestro conocimiento del Sol al medir los campos magnéticos y eléctricos, catalogar los ingredientes del viento solar y tomar fotografías de la corona, la atmósfera que es muchísimo más calurosa que la superficie.

Dicha sonda pasará a unos 6 millones de kilómetros de la superficie solar y gracias a los instrumentos que posee, se podrían detectar detalles que no es posible ver desde más lejos.

El estudio del viento solar es uno de los objetivos fundamentales de la sonda ya que en caso de alguna erupción solar, a la tierra llegarían mayor cantidad de partículas de las normales, lo que podría desatar fenómenos poco convenientes para los humanos. En 1859 una de esas explosiones golpeó directamente la Tierra y alteró los cables de telégrafo de los continentes americano y europeo. Si sucediera lo mismo hoy causaría apagones continentales y dañaría las redes eléctricas con reparaciones que llevarían meses.

Para acercarse al Sol, la sonda Parker pasará primero a unos 24 millones de kilómetros de distancia en su primer acercamiento e irá, durante siete años, acercándose cada vez más, hasta quedar a los 6 millones.En total, la sonda completará veinticuatro órbitas y la misión que comenzó hace algunos días, terminaría en 2025. La sonda alcanzará una velocidad de casi 700.000 kilómetros por hora; será así el objeto creado por los humanos con mayor velocidad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.