La medida será vigente a partir del 1 de enero y es el primer paso concreto de Beijing en su tregua comercial con Washington.

La suspencion de los aranceles aplica a los vehículos de origen estadounidense que ingresen al mercado chino. Esta decisión muestra que las relaciones bilaterales no descarrilaron tras el arresto a principios de diciembre en Canadá, a pedido de la justicia estadounidense, de una dirigente del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, una detención que indignó a Beijing.

China aumentó en el verano los aranceles a los vehículos y piezas de autos «made in USA» del 15% al 40%, en represalia por la aplicación de nuevos derechos de aduana a productos chinos importados a Estados Unidos por un valor de unos 50,000 millones de dólares.

El mismo Donald Trump fue el encargado de anunciar la buena noticia en Twitter y dijo: «China acordó reducir y remover los aranceles para los autos que ingresan a China desde Estados Unidos. Actualmente la tarifa es de un 40 por ciento».

«La suspensión de los aranceles es una medida concreta para aplicar el consenso logrado por los dos jefes de Estado», señaló en un comunicado el gobierno chino.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.