En el marco del Día Nacional de la Resucitación Cardíaca, CASMU organizó una serie de talleres de capacitación enfocados a estudiantes de liceo del barrio La Unión, que incluyeron ejercicios prácticos con materiales y herramientas de uso diario.

La jornada de formación, que duró alrededor de cuatro horas, se realizó en las instalaciones del Sanatorio 2 de la institución médica y estuvo a cargo de enfermeros y licenciados especializados pertenecientes al Servicio de Emergencias 1727.

“Los entrenamos en el reconocimiento de una emergencia, en cómo realizar un masaje cardíaco, que es la maniobra más importante en la lucha contra la muerte súbita, y en el manejo del desfibrilador automático (DEA)”, contó el doctor Santiago De los Santos, director del servicio. Los jóvenes fueron informados sobre el uso de los instrumentos vinculados a la resucitación y fueron invitados a examinarlos. Además, se les realizaron electrocardiogramas para comprobar su ritmo cardíaco.

De los Santos explicó que “la muerte súbita se lleva entre 15 y 20 uruguayos por día” y que “el único tratamiento eficaz es la capacitación comunitaria” para prevenirla. “Uruguay es uno de los países con mejor tiempo de respuesta, incluso en comparación con los países desarrollados. La forma de reducir las muertes por esta causa es disponer de desfibriladores accesibles y de una población entrenada para utilizarlos. El desafío que tiene hoy el Consejo Nacional de Resucitación es incorporar este tema en los programas educativos, para que los jóvenes incorporen todo lo que es necesario saber”, apuntó el médico.

Según el profesional, cuando la utilización del DEA ante una falla cardíaca es inmediata, el porcentaje de supervivencia con el cerebro intacto oscila entre el 60% y el 70%. “Las cifras mejorarían mucho si tuviéramos más población entrenada y la mejor forma de hacerlo es desde pequeños”, comentó.

“En el liceo, además de estudiar de geografía, deberían aprender sobre emergencias. En el mundo se sigue muriendo gente porque hay ciudadanos que los ven caer a su lado y no saben qué hacer. Las maniobras son sencillas, se aprenden rápido y son difíciles de olvidar”, concluyó De los Santos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.