La Unión Europea está buscando una forma de reducir los desechos electrónicos que generan los antiguos cargadores de baterías. Por este motivo dieron a conocer los costos y beneficios de crear un cargador estándar.

Bruselas lleva más de una década buscando una forma de reducir los más de 51.000 toneladas de desechos electrónicos que se generan de viejos cargadores de batería para dispositivos electrónicos que dejan de ser válidos o compatibles con nuevos terminales.

En 2009 marcas como Nokia, Apple, Samsung o Huawei. se unieron para desarrollar un modelo de cargador común para los dispositivos que llegaran al mercado a partir de 2011 y algunas de estas compañías volvieron a firmar acuerdos similares en 2013 y 2014. Con el fin de seguir adelante con este proyecto.

Bruselas pretende modificar las normas y exigir este cambio a las marcas como Apple, que aún posee sus propios diseños de cargadores. Una vez presentada la propuesta, los fabricantes tendrían dos años para implementar los cambios necesarios. Así que esto supone que, al menos hasta el 2020, no llegará el cargador único al mercado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.