Luego de que Donald Trump decidiera poner barreras en los aranceles en las importaciones de acero y aluminio, varios de los sectores industriales que no habían quedado excluidos de la lista, sufrieron importantes preocupaciones. Entre ellos Argentina.

El anuncio de los aranceles en este sector de la industria había sido anunciado en un contexto en el que las exportaciones desde Argentina hacia los Estados Unidos habían aumentado.

Si se compara el período del 2017 con el del año anterior las exportaciones en materia de acero y aluminio aumentaron un 69 por ciento alcanzando los 727 millones de dólares.

Robert lighthizer, representante de Comercio de los Estados Unidos, anunció que tanto Argentina como Brasil serían excluidos de los nuevos aranceles planteados por el Senado de Norteamérica.

El presidente Macri se había comunicado personalmente con Trump para hablar de la situación y sumarse a la lista de los no arancelados junto a Canadá y México. Los 15 días de negociación surtieron efecto.

Sin embargo, la decisión tomada no es un retiro total de la nueva medida, sino que es una suspensión.

Con el objetivo de mejorar los derechos de protección de la propiedad intelectual de los productores de Estados Unidos, Trump ha desarrollado una serie de medidas que perjudican, sobre todo a China, país que también se ve afectado por la nueva acción de aranceles.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.