Mientras se sigue fraguando en el parlamento la ley acerca de las bolsas plásticas, la ciudadanía solo se pregunta una cosa ¿dónde vamos a depositar los residuos? Al parecer hay más de una respuesta y solución a este problema.

La ley prevé que habrá dos certificadoras y se entiende suficiente que las bolsas cumplan una de las dos características: biodegradables o compostables. Pero un grupo de emprendedores chilenos, va mas allá, fabricaron bolsas plásticas y de tela reutilizables solubles en agua y que no contaminan.

Roberto Astete y Cristian Olivares, los dos artífices de este producto, empezaron con experimentos para fabricar detergente biodegradable, pero al final hallaron la fórmula química a base de PVA (alcohol de polivinilo, soluble en el agua) y que reemplaza a los derivados del petróleo, los causantes de la indestructibilidad de los plásticos que se han integrado en la cadena alimenticia de los animales que pueblan los océanos y deterioran el medio ambiente.

Lo más innovador de las bolsas es que al ser sumergidas en agua fría estas se disuelven y no afectan la potabilidad del agua por lo tanto, se puede consumir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.