Por suerte ya pasó y quizá algunos no se enteraron, pero el pasado lunes 21  es conocido como el «Blue Monday» o «lunes triste» y en esta nota te contamos el porqué.

Todo empezó en 2005 con el intento del psicólogo Cliff Arnall de diseñar una fórmula para calcular cuál es el peor día del año. Además del clima, los excesos navideños y las frustradas resoluciones de año nuevo, Arnall también introdujo en sus cálculos los niveles de motivación y la necesidad de tomar medidas.

Tras analizar a sus pacientes, Arnall determino que el tercer lunes de enero es el día más triste del año y desde ese entonces no ha parado de ser criticado.

Lo positivo de este día, es que las marcas aprovechan la instancia para vender aquellos productos que prometan alejar un poco esa sensación de tristeza que inunda el día. Al mismo tiempo, y en relación con las estrategias de marketing, las empresas usan sus perfiles en redes sociales para transmitir mensajes positivos con el fin de alcanzar a la mayor cantidad de posibles clientes.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.