Bill Gates decidió invertir 80 millones de dólares en la compra de terrenos en el desierto de Arizona, Estados Unidos. ¿Por qué? El empresario decidió comprar estos terrenos para construir una “ciudad inteligente” de 100 kilómetros cuadrados que tendrá 80 mil viviendas. Una apuesta que da respuestas a los desafíos a los que se enfrenta la humanidad en el futuro, como la superpoblación o la escasez de recursos.

La ciudad, que se llamará Belmont, girará en torno a la tecnología. Así, estará pensada para que tenga coches autónomos, centros logísticos autogestionados, instalaciones con nuevas tecnologías de fabricación, centros de datos, redes digitales de alta velocidad… Y a la vez estará equipada con todo lo que precisa una ciudad, como oficinas, comercios, industrias o colegios públicos, adelantó 12 News.

Situada a 72 kilómetros de la capital del estado, Phoenix, la nueva ciudad se levantaría junto a una autopista que conectará las ciudades de Reno y Las Vegas (Nevada) con la frontera mexicana en Nogales. Así, pese a estar aislada, quedará bien comunicada con otras ciudades. Ronald Schott, del Consejo de Tecnología de Arizona, afirmó que la compra se ha hecho “en el lugar correcto”.

Jorge García, presidente de la Asociación de Empresarios en Arizona, afirmó que se trata de un estado muy atractivo para este tipo de inversiones porque cuenta con grandes espacios abiertos donde se pueden establecer grandes proyectos, aunque todavía hay que esperar a conocer los detalles del plan. De hecho, no se saben plazos ni cuándo se empezaría a construir. Tampoco hay imágenes de como sería.

Belmont no es el primer proyecto de “ciudad inteligente” en Arizona. En pleno desierto se ubica a Arcosanti, una comunidad de artistas y profesionales que fusionan arquitectura y ecología en un proyecto experimental creado décadas atrás por el italiano Paulo Soleri.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.