Uno de los principales objetivos de desarrollo de la ONU para este milenio, es terminar con la desigualdad de género. Nos separan con colores desde que nacemos, celeste para hombres y rosa para mujeres.

Ante esta realidad, la agencia Niña, trabajó junto a la marca de pinturas POLACRIN en el desarrollo de un producto para ayudar a que estas diferencias se desvanezcan.

Así es como nació Baby Colour, hecho de la mezcla del rosa y el celeste. Un color que invita a los padres a elegir colores para pintar los cuartos de sus hijos, que a la vez rompan con los estereotipos que separan a los géneros.

Para el lanzamiento de este producto se desarrolló una campaña de comunicación que consta de una pieza audiovisual, un plan de influenciadores, piezas desarrolladas para redes sociales y activaciones offline.

Gonzalo Vecino y Pablo Álvarez Travieso, co-fundadores de Niña comentaron “Nos sentimos felices de que la marca haya confiado en Niña no solo para que intervenga en la comunicación del producto sino también en su creación, y por sobre todo poder contribuir para generar conciencia sobre la importancia de la igualdad de género”.  

Desde Polacrín, Jorge Wasserman dijo: “la propuesta de la agencia nos entusisamó desde el primer minuto, creemos que este tipo de iniciativas son las que generan un valor real en las marcas”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.