En Holanda un arquitecto ha cambiado las gárgolas de un edificio por emojis, modificando así el aspecto clásico de la fachada por uno más divertido y contemporáneo.

Según Changiz Tehrani, el arquitecto de este edificio, “en la arquitectura clásica usaban bustos de reyes y esas cosas”, explica en la web The Verge. “Así que pensé, ¿qué podemos usar como ornamento para que dentro de 10 o 20 años, cuando alguien observe el edificio, exclame, ¡hey, es de ese año!?”.

El edificio está situado en una plaza, junto a un roble de 150 años. Solo la fachada que da a la plaza está decorada con emojis. En total se han colocado 22 emojis diferentes, que han sido extraídos de WhatsApp. Se convirtieron a 3D, y se crearon moldes para fabricar las losetas que se han colocado en la fachada.

Pese a las críticas, la firma Attika Architekten, defiende la decisión de su arquitecto: “Tenemos a todos esos jóvenes, y los emojis son una cosa de ahora. Los estudiantes se sientan en la plaza a almorzar, y se hacen fotos. Les gusta. Y con nuestra arquitectura queremos añadir pequeños detalles que vayan más allá de los edificios aburridos”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.