Gastón Dzimalkowski tiene 25 años y es estudiante avanzado de ingeniería civil. Pero su pasión se encuentra en la cocina; especialmente, en la preparación de sushi – tradicional plato japonés que envuelve verduras, pescados o mariscos en pequeños rolls de arroz cocido. Hace más de un año comenzó su propio emprendimiento: TOMITO SUSHI, un servicio completo  que incluye clases de preparación de sushi para los clientes, que pueden asistir en grupos de amigos o familiares y terminar degustando sus propias creaciones. MundoMarketing conversó con Gastón a propósito de TOMITO y el mercado de la comida asiática, una de las últimas tendencias de la gastronomía en Uruguay.

MundoMarketing: Emprender un negocio de sushi es una cosa; pero ¿dar además clases de cocina a los clientes? ¿Cómo y cuándo se te ocurrió la idea?

Gastón Dzimalkowski: Hace varios años que hice el curso, mucho antes del boom de deliverys de sushi que existe hoy en día. En ese entonces, familiares y amigos me sugerían poner mi propio local de sushi ya que no había donde conseguirlo fácilmente. Pero por cuestión de edad (tenía menos de 18) y de prioridad a mis estudios, nunca lo consideré.

Más en la actualidad, me surgió la posibilidad de hacer sushi frente a los clientes en un restorán de Punta del Este. Fueron trabajos puntuales que me permitieron conocer el trato con el público y eso me gustó. La mayoría de las personas son curiosas y les gustaba ver cómo preparaba sus rolls, algunos hasta se animaban a hacerme comentarios, que por supuesto agradecía. Luego también me pidieron sushi para algunos eventos, pero fueron casos aislados.

A fines del año pasado, recibí un llamado donde me pedían enseñar a preparar sushi a un grupo de 20 personas. Era una propuesta totalmente novedosa e intersante pero no se llegó a concretar. Ese fue el puntapié de TOMITO SUSHI. Aproveché unos días de vacaciones a principios de enero para organizar la idea y hacer números. Luego probé haciendo un par de sesiones con amigos para ver cómo salían y fueron un éxito.

TOMITO SUSHIMM: ¿Qué tipo de servicios ofrece TOMITO?

GD: Se proporcionan todos los ingredientes y materiales necesarios para que cada uno se prepare sus propios rolls. Voy a sus casas y apronto todo unos minutos antes de que lleguen los invitados.

En primer lugar les comento como preparé el arroz, luego les enseño a cortar el salmón y a continuación cada uno prepara el sushi que más le gusta, siguiéndome a mí. Intento resumir lo que aprendí en un curso de varios días en una clase de entre dos y tres horas.

MM: Para quienes no sabemos hacerlo, ¿en cuánto tiempo se cocina un sushi? ¿Cómo es la interacción con los clientes?

GD: Lo que lleva más tiempo es la preparación del arroz, que lleva un aderezo especial y se debe dejar enfriar. Luego armar un roll lleva unos minutos, dependiendo de las pausas que hagamos para responder las preguntas que van surgiendo.

Los clientes se van sorprendiendo mientras avanzamos en la preparación de los rolls. La sonrisa en sus caras y las fotos van aumentando cuanto más cerca del roll terminado están. Ni que hablar luego de que cortan y acomodan sus propias piezas.

La idea es pasar un rato diferente, divertido y relajado, por eso doy tiempo para bromas y comentarios entre ellos que por supuesto disfruto yo también.

MM: El uruguayo está probando cosas nuevas. ¿La comida asiática está de moda? ¿Cómo ves la competencia y el desarrollo de este sector?

GD: Hace rato que el uruguayo le perdió el miedo al sushi y a platos similares. Lo demuestra la cantidad de lugares de delivery que surgieron en los últimos años y la incorporación de estos platos en los menús de varios restoranes.

Creo que el mercado está saturado de lugares para pedir sushi. Todos brindan un producto similar a precios también similares. Hace años que no pido sushi, pero escucho frecuentemente sobre sus demoras, que oscilan entre una y dos horas, y esto puede provocar impaciencia en las personas.

Algunos aventureros se largan a preparar su propio sushi basándose en videos de YouTube o programas de televisión y muchas veces no obtienen los resultados que esperan.

Lo que propongo con TOMITO SUSHI es una actividad innovadora para grupos de amigos, parejas o familias que deseen comer esos rolls que tanto les gustan, pero hechos por ellos mismos, sin preocupaciones y pasando un rato divertido.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.