Epic Games desafió a dos gigantes de la tecnología por diferencias en sus modelos de negocios

Fortnite, es un videojuego desarrollado por la empresa Epic Games que ha tomado mucha popularidad en el último tiempo. El videojuegos implementó un sistema de pagos directos dentro de su plataforma para evitar las comisiones, que equivalen al 30%, por las compras que se generan dentro de las aplicaciones de los desarrolladores.

Desde Apple y Google, esta jugada se considera como una «violación» a sus políticas, por lo que las represalias no tardaron en llegar, quitando así, al videojuegos de sus respectivas tiendas.

La compañía que lidera Tim Cook, emitió un comunicado de prensa donde explica que Epic Games jugó en contra las las políticas y reglas que mantienen seguros a los usuarios; “Hoy Epic Games ha tomado el desafortunado paso de violar las reglas de la App Store que se aplican igualmente a todas las desarrolladoras y están diseñadas para mantener la tienda segura para nuestros usuarios. Como consecuencia, la app de Fortnite se ha retirado de la tienda. Epic activó una función en su app que no ha sido retirada o aprobada por Apple, y lo hizo con la intención expresa de violar las reglas de la App Store en cuanto a pagos in-app que se aplican a todas las desarrolladoras que venden bienes o servicios digitales”.

Por supuesto que la respuesta no se hizo esperar y a través de un nota de prensa publicada en su cuenta oficial de Twitter, Epic Games afirmó que ha presentado una demanda por este hecho argumentó lo siguiente: “Epic presenta esta demanda para poner fin a las acciones injustas y anticompetitivas de Apple que Apple emprende para mantener ilegalmente su monopolio en dos mercados distintos de miles de millones de dólares: (i) el mercado de distribución de aplicaciones de iOS y (ii) el procesamiento de pagos en la aplicación de iOS Mercado (cada uno como se define a continuación)”.

Aunque las reglas de Google parecen ser más flexibles que las de Apple, la norma de los pagos es similar a la de Apple. Por lo que los juegos deben utilizar los métodos de pago proporcionados por Google para las compras dentro de las apps.

Esto supone el pago de una comisión de 30% por cada compra realizada desde cualquier aplicación, incluidos los juegos.

“El ecosistema abierto de Android permite a los desarrolladores distribuir aplicaciones a través de múltiples tiendas de aplicaciones. Para los desarrolladores de juegos que eligen usar Play Store, tenemos políticas coherentes que son justas para los desarrolladores y mantienen la tienda segura para todos los usuarios. Si bien Fortnite sigue disponible en Android, ya no podemos mantenerlo en la Play Store porque viola nuestras políticas”, argumentó Google, aunque no cerraron las puertas para llegar a un acuerdo con Epic Games para resolver la situación.

Desde Epic Games se considera que esta tasa, que es similar en otras plataformas de distribución de apps como la PlayStore de Google, es injusta por lo que decidió interponer una demanda contra Google y Apple por abuso de posición con el fin de buscar una alternativa y que ambas empresas se van obligadas, juicio mediante, a permitir la instalación de otras tiendas de apps de terceros en sus sitemas operativos iOS y Android, respectivamente.

La demanda fue anunciada con una campaña publicitaria donde surge el hashtag #FreeFortnite. Un trailer de Fortnite en el que sus personajes imitan casi plano por plano el mítico anuncio de 1984 de Apple, si bien esta vez, en lugar de luchar contra la dictuadura de IBM, es la propia Apple la que representa el papel del «Gran Hermano».

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.