Apple parece sufrir una particular crisis. Al menos así lo demuestran las cuentas correspondientes a su primer trimestre fiscal de 2019, comprendido entre los meses de octubre y diciembre del año pasado.

Desde octubre a diciembre, Apple registró ingresos de 84.310 millones de dólares, un 5% menos que hace un año. Por su parte el beneficio neto quedó en los 19.965 millones de dólares, un 0,5% por debajo de los 20.065 millones que acumuló al cierre de diciembre de 2017.

El principal motivo de esta situación financiera es la caída de la demanda del iPhone sobre todo en China, el mercado de smartphones más grande del mundo. La empresa obtuvo, 51.982 millones de dólares de ingresos por la venta de iPhones, lo cual representa una caída del 15% respecto a los 61.104 millones facturados a principios del ejercicio anterior.

Las ventas totales en China cayeron un 27% hasta los 13.170 millones de dólares, y sus principales competidores como Huawei o Xiaomi ofrecen alternativas más baratas que el  iPhone y se han vuelto más fuerte en este último tiempo.

Si bien Apple sigue siendo una de las compañías más valiosas del mercado, Tim Cook plantea un pequeño cambio de estrategia para incentivar la venta de teléfonos. El CEO del gigante tecnológico dijo que considera reducir el precio del iPhone en algunos mercados fuera de Estados Unidos.

Sobre todo en aquellos países donde la moneda local se desvalorizó considerablemente respecto del dólar, el precio de los iPhones fueron mucho más altos, reflexionó Cook.

«Llegamos a enero y tras evaluar la condición macroeconómica en algunos de esos mercados, decidimos volver a estar más acordes con lo que eran nuestros precios locales hace un año, con la esperanza de ayudar a las ventas en esas áreas», destacó Cook, en diálogo con Reuters.

Más allá de la situación puntual de estos mercados, lo cierto es que, a nivel mundial, en 2018 se registró una baja del 5% en la venta de smartphones en todo el mundo, según datos de la consultora Canalys, por lo que no extraña que Apple haya seguido la tendencia de su sector.

Pese a esta mala racha de smartphones, los ingresos de los ordenadores Mac crecieron un 9% mientras que la categoría de wearables y accesorios, donde se incluye su Apple Watch y sus altavoces inteligentes HomePods, vieron como los ingresos tocaron un récord al aumentar un 33%. Por su parte, los ingresos derivados de las ventas de iPads subieron un 17%.

En tanto a los otros productos, como Apple Music y Apple Store, los ingresos totales procedentes de estos servicios crecieron un 19%.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.