El bloqueo de anuncios es una de las grandes amenazas para el sector de la publicidad en Internet, como no paran de señalar los propios afectados. Pero es también una respuesta que todo el que ha navegado online puede entender: anuncios que saltan, que te sacan de la página en la que realmente quieres estar, que te obligan a pasar cinco minutos buscando cómo cerrarlo, que, en definitiva, te hacen odiar la marca, el medio que alberga la publicidad y, casi, la experiencia online por completo.

enojada-1_590x395

Los anuncios intrusivos se plantearon como una solución a la ceguera del banner, pero no se tuvo en cuenta el hartazgo que podría provocar en los consumidores. De hecho, son numerosos los estudios que señalan que este tipo de anuncios (anuncios emergentes entre intervalos, especialmente) son los más odiados. Y son, en parte, los responsables de la popularización del software ad-blocking.

Se vuelve a poner de manifiesto, en una encuesta de Internet Advertising Bureau, que el 45% de los internautas reconocieron que probablemente no bloquearían anuncios si estos no fuesen tan intrusivos. La publicidad molesta era la principal razón para usar estas soluciones, por encima del hecho de que haya demasiados anuncios en las páginas webs (29%) o que los anuncios sean poco relavantes  (12%).

publicidad-popups

El informe también revela el rápido crecimiento del ad blocking, que aumenta mes a mes. Se trata de una solución especialmente atractiva para los más jóvenes, entre quienes el uso de ad-blocking asciende hasta el 47%; es decir, prácticamente la mitad de los chicos de entre 18 y 24 años bloquean anuncios.

¿Funcionan las tácticas de los medios para disuadir del uso de bloqueadores?

Los medios online son los principales perjudicados por el uso de bloqueadores, ya que muchos monetizan exclusivamente a través de la publicidad. Por eso han comenzado a tomar medidas, como envíar mensajes a los usuarios pidiendo explícitamente que no los usen o bloqueando sus contenidos para aquellos que no reciben los anuncios. Y esas medidas están resultando bastante eficaces.

Así, el 64% de los que utilizan bloqueadores han recibido alguna notificación de una web pidiéndoles que desconectaran el software para ese site determinado. Aunque a la hora de verdad, lo que motiva al consumidor a hacerlo es no poder acceder a los contenidos del medio: el 54% estaría dispuesto a no utilizar bloqueadores de anuncios en una determinada web si esa es la única manera de poder ver los contenidos (el porcentaje aumenta hasta el 73% en el caso de los más jóvenes).

usuaria-molesta

Hay que decir que, de todos los que habían descargado un ad-blocker, el 20% ya no lo usaban, aunque en la mayoría de los casos esto se debía a que habían cambiado de dispositivo. En todo caso, no ser capaz de acceder a los contenidos deseados era la segunda razón más frecuente para dejar de usar un ad-blocker.

Como explican desde IAB a Warc: “Si los internautas se dan cuenta de que no pueden acceder a los contenidos o que se les exige que paguen por ellos, entonces puede que dejen de usar bloqueadores. Hay que reforzar el mensaje de ‘coste de oportunidad’: los anuncios financian ese contenido que los usuarios quieren disfrutar gratis”.

Fuente PuroMarketing

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.