Un estudiante holandés creó un prototipo de dron que operaría como ambulancia, contaría con un desfibrilador, respiradores y hasta con inyecciones de insulina. Este vehículo volador no tripulado permitirá salvar miles de vidas y representará un gran avance en la industria de la salud. Por su parte, el ingeniero Alec Momont diseñó un modelo que puede volar a una velocidad de 100 kilómetros por hora, está impulsado por seis propulsores y tíene una capacidad de unos cuatro kilogramos.

Graduated TU Delft student Alec Momont shows his design of an ambulance drone with a built in defibrillator in Delft on October 28, 2014. The small aircraft, designed by Alec Momont of the Delft Technical University, weighs some four kg and can fly at the speed of 100 km and can quickly deliver a defibrillator to patients suffering from a heart attack. AFP PHOTO / ANP BAS CZERWINSKI netherlands out

Alrededor de 800.000 personas sufren paros cardíacos en la Unión Europea cada año. De ellos solo el 8 por ciento sobreviven. Entre los motivos se encuentra la respuesta tardía de los servicios de emergencia. La demora es de unos diez minutos pero la muerte cerebral se produce entre cuatro y seis minutos.

Por ese motivo aparecen los “drones ambulancia”, estos pueden cubrir zonas de hasta 12 kilómetros en un minuto. Al estar equipados con desfibriladores aumentan el rango de supervivencia de un 8 a un 80 por ciento. Funciona con un GPS que rastrea las llamadas de emergencia de los móviles.

Cuando el dron llega al lugar en el que es necesaria la asistencia funciona como un operador que se comunica con un paramédico para que le dé instrucciones a las personas que rodean a la víctima de infarto gracias a una cámara que permite comunicación en livestream.

Este prototipo de drones ya ha llamado la atención de varios servicios de emergencia. La Fundación Holandesa del Corazón afirmó que sirven como una herramienta formidable para los médicos ya que además es capaz de llevar una máscara de oxígeno para las personas atrapadas en incendios o salvar la vida de una persona que sufre diabetes al portar una inyección de insulina.

Si bien este se convertiría en un invento que revolucionará la industria de la salud todavía se necesitan desarrollar mecanismos para que su funcionamiento sea seguro y cumpla con las cuestiones legales. De todos modos, se espera que los drones para emergencia estén operando en los Países Bajos dentro de cinco años.

Este revolucionario invento abre la posibilidad de salvar millones de vida en los próximos años. Cada unidad costaría unos 19 mil dólares pero estará en el momento adecuado para brindar atención médica a las víctimas de infarto en los momentos críticos.

Los drones ambulancia permitirán mejorar la calidad de vida muchos pacientes con el simple hecho de llegar antes a las emergencias. Sobre todo en los casos de traumas, problemas respiratorios, ahogamientos o problemas cardíacos.  

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.