Amazon está gestionando la idea de abrir su propia cadena de supermercados, en la que vendería productos más que nada alimenticios. Está claro que el futuro de Amazon pasa por el sector de la alimentación, y una gran prueba de ello es Prime Now, el servicio que permite a los clientes de la compañía hacer la lista de la compra y que, en menos de dos horas, se lo lleven a su casa.

Sin embargo, ahora la multinacional quiere ir un paso más allá. Según los últimos datos presentados por The Wall Street Journal, los clientes podrán hacer pedidos de productos no perecederos a través de smartphones o tablets y éstos serían entregados en el mismo día. Al parecer, estas tiendas estarían reservadas en exclusiva para todos los abonados al servicio Fresh de Amazon, disponible en algunas ciudades de EEUU y Londres, que permite la entrega de productos frescos en el día por un precio de 15 dólares al mes. Así, tendrían zonas exclusivas dentro de estas tiendas de Amazon para poder recoger su pedido en el coche.

Resultado de imagen para amazon fresh

No sería la primera vez que la compañía apostara por abrir una tienda física. Ya que el año pasado abrió su primera librería en Seattle, y ya se han anunciado más aperturas en Estados Unidos.

Lo que está claro es que esta nueva estrategia de Amazon y su proyecto de cadenas de supermercados se enfrentará directamente con Wal-Mart, cuyo principal punto de venta son las tiendas físicas. De hecho, hace menos de un año habilitó una opción para todos sus clientes por la que podían hacer pedidos online para, después, recogerlos en sus establecimientos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.