La Oficina Federal de Defensa de la Competencia de Alemania indicó en un comunicado que ha informado al gigante tecnológico de que duda de la legalidad de algunos de los procesos con los que agrega a su base de datos información personal y de navegación de otras páginas web con las que ha llegado a acuerdos condicionados.

 

Entre estas páginas se encuentran servicios y aplicaciones adquiridas por Facebook, como WhatsApp e Instagram, pero también páginas web externas en las que, por ejemplo, se incluye el conocido botón de «like» de la red social con el pulgar para arriba.

El presidente de la Oficina Federal de Defensa de la Competencia, Andreas Mundt, señala que esta recopilación de información se realiza a través de los denominados Interfaces de programación de aplicaciones (APIs).

Según el informe, hay «millones» de APIs en páginas web y aplicaciones alemanas, por lo que «a los consumidores se les debe dar más control sobre estos procesos y Facebook necesita darles opciones adecuadas para que puedan limitar efectivamente la recolección de datos».

La oficina alemana se ha centrado exclusivamente en el uso de datos de fuentes terceras y destaca que no ha entrado a analizar si la recolección de información dentro de la propia red de Facebook «también constituye una violación de las provisiones de protección de datos y abuso de posición dominante».

Facebook, por su parte, respondió que la denominación de empresa dominante «es inexacta», ya sólo el 41% de los alemanes tienen cuentas activas en esta red. No obstante, se mostró dispuesta a colaborar con las autoridades, que no tendrán su informe definitivo hasta mediados del próximo año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.