Airbnb perderá este año más de 350 millones de euros en reservas en Londres. En 2017 inicia la aplicación de un nuevo límite de 90 noches, una iniciativa legal que pretende acabar con los propietarios que convierten sus apartamentos en hoteles urbanos.

20151104_airbnblondon

La start-up ha admitido que 4.938 de sus usuarios activos, es decir, el 23% del total prestaron alojamiento durante tres meses o más. Las autoridades de numerosas ciudades europeas acusan a Airbnb de hacer la vista gorda y no expulsar del mercado a los infractores. La mayoría coincide en que este negocio roza la ilegalidad y denuncia la competencia desleal en el sector.

ElEconomista

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.