Un estudio reciente de Gallup arrojó que cerca de dos tercios de los trabajadores a tiempo completo experimentan agotamiento en el trabajo, mientras que el 23% de los encuestados informó sentirse siempre quemados y agotados.

El síndrome del trabajador quemado o burnout se usa para definir un estado de completa fatiga física, emocional y mental, acompañado de una disminución de la capacidad de rendimiento.

Para aliviar la presión y el agotamiento, logrando contar con una plantilla de trabajadores más felices, motivados y productivos, es necesario tener en cuenta los siguientes tips:

Comunicación abierta: La comunicación es posiblemente la herramienta más importante dentro de las empresas, es fundamental abordar la gestión del conflicto y otorgar a los empleados comodidad y confianza para el relato de problemas como el agotamiento y el estrés, que generan sensación de soledad y aislamiento.

Establecer límites sobre la carga de trabajo: Es importante realizar cambios drásticos que prevengan el agotamiento causado por el exceso de trabajo, un ejemplo de esto es fomentar la desconexión tecnológica fuera del horario de trabajo, desalentando la consulta de emails fuera de la oficina.

Desarrollar sistemas claros: Finalmente, es fundamental asentar sistemas claros para su empresa, tanto en las tareas diarias como en los procedimientos relacionados con el agotamiento y el bienestar. Tener objetivos poco claros y definidos son una de las principales causas de estrés.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.