Macron y Trump acuerdan un 3% de impuestos sobre los servicios digitales luego de un enfrentamiento.

Como si la guerra entre EEUU y China no fuera poco, el lunes Macron se sumó a la imposición de impuestos a los servicios digitales.

Francia y Estados Unidos llegaron a un acuerdo, en el marco de la cumbre del G7, para ponerle fin al enfrentamiento que se generó luego de las declaraciones de Macron.

Trump amenazó con imponer una acción arancelaria luego de que Francia aprobara la ley a principios de este año que impondría un impuesto del 3% sobre los ingresos de los servicios digitales como Facebook, Amazon, Google, Apple, etc.

Macron anunció que las compañías pagarán el impuesto y podrían reducir el monto una vez que se encuentre un nuevo acuerdo internacional. «Hemos hecho un gran trabajo bilateral, tenemos un acuerdo para superar las dificultades entre nosotros», dijo Macron junto a Donald Trump, al final de una cumbre del G7 en el suroeste de Francia.

Según el acuerdo, Francia devolverá a las empresas la diferencia entre el impuesto francés y uno nuevo internacional que todavía está redactando la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

El impuesto de Francia, antes aplicado, y el próximo de la OCDE tienen como objetivo resolver el complicado problema de cómo gravar a las compañías tecnológicas multinacionales que hacen negocios en países de todo el mundo a través de Internet pero que no pueden tener una oficina. Por ejemplo, Facebook tiene su sede en EEUU pero puede acceder desde casi cualquier lugar del mundo a través de internet.

Los impuestos se ponen ya que las grandes empresas como Facebook y Google pueden tener ganancias en países con baja tasa de impuestos como Irlanda y Luxembugo sin importar de donde se generen esos ingresos.

El presidente de Francia afirma que ponerle un impuesto a estas grandes empresas es una cuestión de justicia social.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.