Te mostramos tres lecciones empresariales que podemos aprender de Jeff Bezos y Amazon. Y es que su éxito reside en tomar decisiones estratégicas relevantes.

bezos1-e1444634859824

Todo comenzó cuando a principios de 1990, Jeff Bezos se dio cuenta de la influencia que una nueva herramienta estaba teniendo en la sociedad, el uso del Internet estaba aumentado más del 2.000% por año.

Por eso, hizo una lista de 20 productos que fueran rentables para vender por la Red, donde uno de ellos eran los libros (por su bajo coste y demanda universal).

Aunque al principio comenzó como un negocio de libros online, lo cierto es que ahora Amazon es una compañía valorada en unos 480.000 millones de dólares, haciendo que su CEO se convierta en uno de los hombres más ricos de la Tierra

Pero, ¿Qué es lo que podemos aprender de esta compañía? ¿Y de su fundador? Te mostramos tres lecciones empresariales que pueden enseñarnos tanto Jeff Bezos como Amazon.

Cada día, todos nosotros tomamos grandes o pequeñas decisiones que rigen nuestro futuro. Sin embargo, en ocasiones estamos tan estresados o vamos con tanta prisa que acabamos optando por el camino equivocado.

El problema es que, intuitivamente, no nos fijamos en el impacto que puede tener, sino en el tiempo.

Por eso, el éxito de Jeff Bezos se debe en parte a la forma de tomar decisiones. Según el directivo, éstas se pueden clasificar en: misiones críticas, que tienen un gran impacto en la empresa e influyen a largo plazo en la estrategia; las de bajo impacto, que pueden modificarse si fuera necesario.

De esta forma, las segundas pueden decidirlas los distintos equipos del departamento correspondiente mientras que las primeras tienen que tomarlas los altos directivos.

Aunque parezca algo obvio, Bezos asegura que es un sistema efectivo que pocas empresas llevan a cabo. Y es que son más productivos gracias a que han aprendido a delegar.

Cuanto más evoluciona la tecnología, más tendemos a automatizar todo. De hecho, cuantos más datos tenemos, más eficientes somos.

Como os podréis imaginar, Amazon es una de las compañías que más información recopila de nosotros. No sólo tiene datos personales, sino también nuestras cuentas bancarias o cosas relacionadas con nuestros gustos.

Por eso, utilizar procesos automáticos para un determinado proceso puede estar bien, el problema es que en muchos casos no se tiene en cuenta el contexto.

Es por esta razón que, en muchas ocasiones, la solución a un problema no funciona de la misma forma para una persona o compañía que para otra. Y es que las buenas decisiones tienen en cuenta los detalles.

Siguiendo con el ejemplo del primer apartado, los procesos automáticos pueden ayudarnos en la toma de decisiones de tipo 2, pero no en la 1.

Cuanto más tardes en realizar un proceso, menor rentabilidad podrás obtener si se retrasa.

Por eso, como norma general, es mejor lanzar una idea y luego hacer ajustes en función del feedback que tengas.

Jeff Bezos aplica lo que denomina la regla del 70%, que no es más que dibujar una línea temporal y arreglar lo que falte a la larga con los errores o comentarios de los que ya lo estén usando.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.