La televisión ha ido perdiendo su popularidad con el paso del tiempo. Hoy conocemos de qué manera en el 2019 el terreno de Internet crecerá de forma descomunal.

En unos meses, navegaremos online más que veremos la tele. La televisión está perdiendo a sus audiencias y cómo la red le roba tiempo de consumo de contenidos Internet no para de crecer.

El paradigma televisión vs internet parece vislumbrar un final. La realidad es que los contenidos se crean específicamente para las redes y una menor cantidad de la población es la que consume contenidos en Tv.

La de internet estaba en 159,7 (en 2011 internet tenía 76,2 minutos y la televisión 177,7). En 2019, la gráfica se cruzará. Internet tendrá 170,6 minutos diarios mientras la tele se quedará en los 170,3 minutos. A partir de ahí, la gráfica se dará la vuelta. Internet irá creciendo más y la televisión irá descendiendo. En 2020 se espera que la red se lleve 180,3 minutos diarios y que la televisión se quede en 167,7. A partir de ahí cada uno seguirá su camino, o todo apunta a ello. Internet seguirá subiendo.

Y, aunque la caída de la televisión no es tan abrupta como el despegue de la red (en 2011 tenían 172,7 minutos y en 2020
tendrán 167,7), resulta muy significativo de hacia dónde van las cosas y de cómo está cambiando la industria. Porque la caída
del tiempo de consumo de contenidos viene acompañada también de una caída en la publicidad y de un crecimiento en el
caso de la red.
La diferencia global en inversión publicitaria entre televisión e internet se espera que sea milmillonaria. Internet recibirá 60.000 millones de dólares más de inversión publicitaria en 2019 de los que recibirá la tele.
Internet ofrece lo nuevo y lo viejo. El creciente peso de la red y su impacto en cómo se posiciona la televisión está muy marcado por cómo internet ha ido conquistando espacios y contenidos.


Los consumidores ya no solo emplean la red para acceder a la información y los servicios que son propios de ellos o que se han asentado con fuerza en ese entorno en las últimas décadas, sino que además han empezado a usar la red para acceder al tipo de contenidos que eran el dominio de la tele. Los grandes estrenos de series ya no son cosa televisiva: son material de las plataformas de VoD y de los espacios de pago.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.