Primer Plano es un ciclo de entrevistas que busca analizar el mundo de los negocios, el poder y la economía. Teniendo como eje el impacto en nuestra sociedad, a través de entrevistas llevadas a cabo por el periodista Martín Sarthou, se busca conocer en profundidad a los máximos referentes de cada industria.

Liliam Kechichián, Ministra de Turismo y Deporte, compartió una instancia para la undécima entrega de Primer Plano, donde conversamos sobre el turismo de nuestro país y la influencia que este tiene.

Martin Sarthou: Bienvenidos a Primer Plano. Hoy estamos con la modorra de turismo, Liliam Kechichian, quien tiene en sus manos una tarea que es muy fácil, por que es vender lo lindo que tiene este país, y muy difícil porque es tratar de llevar a cabo eso en un mundo tan competitivo, sobretodo en un mercado como es el de los destinos turísticos, en donde en los últimos años y habido una explosión. Pero una explosión en la que a Uruguay le ha ido muy bien. ¿Coincide?

Liliam Kechichián: Que es fácil no, porque efectivamente lo que tú decís, estamos en competencia permanente, en competencia con la costa atlántica argentina…

MS: Fácil por que el producto que tenemos es maravilloso.

LK: El producto es maravilloso, sin ninguna duda. Y no hay ningún producto que no sea auténtico, que la gente no lo valore, que pueda tener el crecimiento que ha tenido Uruguay en estos últimos años. Pero lo que te decía es que estamos en una permanente competencia con la costa atlántica argentina, con el noreste brasileño, con el caribe, con Miami, y en ese sentido creo que si, que Uruguay ha ido haciendo bien las cosas para poder fidelizar. Y no solamente depender, aunque sigue siendo un 60% del turismo que llega al Uruguay el argentino, hemos empezado a diversificarnos, hemos crecido mucho en brasileños, y estamos empezando a poner un pie en el pacifico, en Perú, chile, colombia, para bueno, también poder diversificar esa llegada de visitantes.

MS: Para muchos el hablar de turismo se les representa el ocio, el veraneo, pero el negocio va mucho más allá. Representa lo que tiene que ver con eventos culturales, seminarios, congresos, ferias. ¿Cómo desarrollan las estrategias para tener cada una de esas áreas?

LK: Uruguay creo que ha ido creciendo y diversificando sus visitantes, producto de que también creó una nueva oferta. Para conquistar nuevos mercados tenes que tener mayor oferta. Hemos roto un poco la tradición del turismo en Uruguay, el tiraríamos en la costa atlántica, del sol y playa, después un poco con las termas y lo histórico cultural. Pero hoy, si bien tu decís, el turismo de eventos, seminarios, congresos, especialmente ahora que tenemos una infraestructura que Uruguay soñó durante 30 años y que por suerte se concretó, la del centro de convenciones de Punta del Este. Tenemos en ese producto un turista que además cuando llega tiene un gasto promedio muy superior al turista convencional. Hemos trabajado fuertemente en el turismo LGBT, hoy Uruguay producto da derechos, fundamentalmente del matrimonio igualitario, es uno de los países más amigables. Y ahora estamos trabajando fuertemente con la ministra de educación y cultura para que también Uruguay pueda ser sede de bodas de ese segmento. Es decir, es un segmento que no se puede casar en cualquier lado. Podría ser un gran producto, tenemos permanentemente llamadas, pero lo qué pasa que la normativa uruguaya todavía dice que tenemos que tener más de 6 meses de residencia. Estamos tratando de ver cómo cambiamos eso. El turismo idiomático, el turismo en espacios de naturaleza, el turismo náutico, especialmente en ese corredor del Río Uruguay que nosotros definimos como el corredor de los pájaros pintados, ahí combinamos pequeños pueblos con encanto, con lo termal, con lo histórico, con lo cultural y obviamente con un turismo náutico que, Uruguay siempre tuvo ríos navegables fantásticos, nunca había tenido producto turístico. Creo que esos nuevos productos hacen que hayamos conquistado hoy, por ejemplo, un turista europeo que efectivamente tiene en el turismo de naturaleza un gran interés en las cabalgatas, el avistamiento de aves, en ver cómo se hace un pan casero, en ver cómo se ordeña, junto con una exigencia de tener su sommier y tener Wifi, es decir, eso que Uruguay hoy tiene una oferta de alta calidad.

MS: Ahora, como gestora de políticas en materia de turismo, tiene que estar muy atento a lo que está pasando en la región, en el mundo, no solamente en términos de lo que son las tendencias de comportamiento de consumo, quienes consumen turismo, sino que, por más que haya hecho una planificación, puede haber un hecho político, social, en la región que puede alterar toda la ecuación. Esos imponderables, ¿están siempre trabajando planes alternativos ante cualquier situación?

LK: Ustedes me han escuchado decirlo más de una vez y lo vuelvo a decir aquí, el turismo es una de las actividades que puede ser más altamente impactada por fenómenos que no controlemos los que diseñamos las políticas públicas y las privadas del turismo, hay miles de ejemplos. Le pasó a Mexico con el H1N1, le pasa al caribe cuando tiene un huracán, le pasó a Chile con el terremoto. Ahí tenes que tener un equipo de crisis, ver cómo manejas esa noticia, nosotros si tenemos y trabajamos fuertemente con nuestro equipo de comunicación y de atender ese tipo de situaciones para estar preparado para poder dar respuestas a fenómenos adversos que pueden aparecer de un día para el otro.

MS: En este mismo ciclo, Benjamín Liberoff nos hablaba del Centro de Convenciones de Punta del Este como una piedra angular que va a cambiar la concepción turística o de políticas turísticas en este país. ¿Es tan importante?

LK: Si, si. Comparto totalmente, yo creo que es la inversión pública más grande que se ha hecho para desestacionalizar un destino como Punta del Este, que efectivamente es una marca muy fuerte, que efectivamente es de los balnearios más cotizados de América Latina, pero que tiene una altísima estacionalidad pegada al sol y playa. Ahora se está trabajando una ruta del vino y de la oliva, para justamente contra estación, y eso debería ser un gran concepto para los que hacemos política de turismo, romper con esa estacionalidad.

MS:¿Cuáles son los factores que más destacan los visitantes que llegan a Uruguay por ocio, por trabajo, por lo que sea?

LK: Según de donde vengan, en general todos aprecian mucho la escala humana del Uruguay, la diversidad cultural. Te quiero decir Martin, yo fui directora de turismo de Montevideo en el 2000 y a mí me costaba enormemente que la gente entendiera dónde estaba Uruguay, que no éramos Paraguay, que estamos entre Argentina y Brasil, había un gran desconocimiento, yo creo que hoy, producto de muchas cosas, hoy el Plan Ceibal, la trazabilidad y la carne, la agenda de derechos, la energía alternativa, el fútbol, un gran aporte a la marca país, nos ha hecho muy conocidos en el mundo. También buscan al Uruguay hoy, los brasileños por los casinos, por la gastronomía y por las compras. Los argentinos tienen una altísima fidelidad y te diría que es por el capital humano , por los uruguayos. Y los europeos porque efectivamente disfrutan mucho. Buscan en este mundo globalizado, esa particularidad, esas cosas que nos hacen diferentes y bueno, exigiendo calidad también de servicio.

MS: Hay un punto más que tiene que ver con la seguridad. Las grandes capitales europeas, hoy por hoy, si bien son sinónimos aislados, en lugares como Uruguay por suerte la seguridad para los turistas, no hay ninguna anormalidad y todo se conduce de forma muy tranquila.

LK: Ahí tenes algo que nos hace muy diferentes. Cuando nosotros hablamos de seguridad, ellos hablan de terrorismo, de atentados, de bombas, de autos que pasan por arriba de la gente, cosa que nosotros no tenemos. Nosotros cuando hablamos de seguridad hablamos de otras cosas. Igual las zonas turísticas, especialmente el casco antiguo de Montevideo, ahora vamos a tener cámaras en todas las entradas de los balnearios, en la propia Maldonado, Piriapolis, creo que eso ha ido ayudando mucho, también a evitar esas pequeñas cosas como arrebatos.

MS: Uno observa las políticas de turismo, lleva un buen tiempo desarrollar estas políticas, esta gestión. Son planes que se tienen que ir renovando cada 5 años en la confianza que le da a usted y a su equipo ejecutivo, pero también la ciudadanía al poder ejecutivo que termina determinando que usted siga adelante. ¿En Uruguay ya está instalado este modelo de conducción de política de turismo? Ustedes no trabajan solamente pensando en 5 años, desarrollan políticas a largo plazo.

LK: Yo te diría, el principal aporte que ha hecho esta administración, ha sido romper con la tradición de trabajar de temporada en temporada. Este equipo hizo en el 2008 un plan estratégico que llegaba al 2020 que tenía 5 grandes líneas de acción, y que ahora en este momento estamos actualizando al 2030. Yo creo que esa mirada larga en el turismo también es muy importante romper con eso de cómo respondemos ante cada enero o ante cada semana de turismo, ante cada semana de carnaval. Eso creo que es muy importante. Yo por ejemplo hago un balance positivo de la posibilidad de reelección de los intendentes. Creo que las continuidades tienen que tener un tope. Yo creo que el presidente Vázquez en su primer campaña hizo que el turismo estuviera en el Uruguay productivo, nuestro programa de gobierno en el Uruguay productivo. Creo que ahí hay un cambio muy fuerte. Yo siempre digo, yo soy hija de inmigrantes, y en mi casa cuando había una posibilidad de ahorro era para el ladrillo, una casita, una piezita, ahora el ocio y la recreación está en el menú de la familia como algo prioritario, y para los que no pueden hemos desarrollado el programa de turismo social. Es un derecho humano, le cambia la calidad de vida a la gente, pero creo qué hay un cambio cultural vinculado al turismo, profundo en el Uruguay, y para bien.

MS: hay un aspecto que me interesa conversar particularmente, por qué me imagino hay políticas diseñadas desde allí. En los últimos años, los uruguayos pudimos ver en Montevideo, dos veces a Paul McCarthy, una vez a los Rolling Stones, ahora el fenómeno de Creamfields que llega a Uruguay. ¿Cómo se negocia o como se trabaja para poder traer espectáculos tan masivos y con tanta repercusión en el exterior aquí en Uruguay?

LK: primero trabajando interinstitucionalmente y aprendiendo. Por ejemplo, la primera vez que llegó Paul McCarthy, fue todo una transacción dura porque los impuestos al caje de los artistas es un costo para el productor muy grande. A partir de eso se trabajó con el ministerio de economía y finanzas que hoy se exonera de ese impuesto y eso ha permitido que hoy, los que pasaban por arriba del uruguay, aterricen y los que tuvimos el privilegio de ver a Paul, de ver a los Rolling y no te puedo hacer el anuncio, pero ya tengo la confirmación de algo que va a ser una bomba, en el 2018 vamos a tener un artista de esos que todos hemos deseado toda nuestra vida tener, y creo que eso también ha sido muy bueno. Para el show de Paul que había agotado en Argentina, vinieron 7000 argentinos. Ahora para Creamfields, que en realidad Uruguay se la ganó a Buenos Aires, también ha habido una venta interesante. Así que son los eventos culturales, sin lugar a duda, un gran atractivo turístico junto con las otras cosas que Uurguay tiene (Carnaval, la Criolla, etc).

MS: Lilian, muchísimas gracias.

LK: Muchas gracias a ustedes.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.