El Decatlón Solar es la competencia internacional más importante de arquitectura, diseño e ingeniería sustentable. Desafía a estudiantes universitarios de todo el mundo a diseñar y construir una casa energéticamente autosuficiente, que usa la energía solar como el único recurso.

La Casa Uruguaya

La Universidad ORT Uruguay formuló un grupo interdisciplinario de estudiantes y egresados de las Facultades de Arquitectura, Comunicación y Diseño, Ingeniería, Administración y Ciencias Sociales para poder participar. Hoy en día son finalistas y viajarán a Cali, sede de la edición 2015. El grupo es guiado y asesorado por prestigiosos docentes, ingenieros y arquitectos para poder así cubrir las distintas áreas de trabajo que involucra el proyecto.

En diciembre de este año se llevará a cabo la final, donde el grupo de jóvenes uruguayos competirá contra otros 15 equipos universitarios que buscar crear la vivienda más sustentable. Los países representados serán Alemania, Chile, España, EE.UU., Inglaterra, México, Panamá, Perú, Colombia y, por supuesto, Uruguay con La Casa Uruguaya.

El espíritu del SDLAC 2015 es educar, sensibilizar y concientizar de la importancia del uso de energías renovables y proponer nuevos desafíos científicos y tecnológicos para los Decathletas que deberán diseñar una vivienda de bajo costo, con la mayor eficiencia energética y el máximo confort para demostrar que el uso de estas tecnologías es un recurso accesible para todos los niveles sociales.

El proyecto de La Casa Uruguaya busca ser una solución a problemáticas existentes en las viviendas sociales cumpliendo con la reglamentación de la competición. Dicha casa está pensada con el fin de que la habiten cinco personas, de las cuales tres sean mayores y dos sean menores. Es por ese motivo que cuenta con tres dormitorios, un living/comedor, un escritorio, una cocina y un baño. La casa se organiza en torno a un núcleo de 12m2 conformados por la cocina, el baño y el escritorio.

En Mundo Marketing entrevistamos a Nicolás López, estudiante de Administración y uno de los Financial Managers del proyecto La Casa Uruguaya, quien compartió con nosotros todo sobre la competencia.

Equipo de La Casa Uruguaya

Mundo Marketing: ¿Cómo supieron del concurso?

La Casa Uruguaya: Supimos del concurso porque el director del proyecto, el Arquitecto Eliseo Cabrera, estaba informado de competencias anteriores (el Solar Decathlon tiene 10 años de experiencia) y periódicamente revisaba el anuncio de la organización acerca de próximas convocatorias. La misma fue anunciada en la página oficial en Diciembre de 2013. Nos inscribimos por internet, cuando se abrieron los cupos en semana de turismo de 2014. Creo que fuimos el primer equipo en anotarnos, quien te dice que no seamos los últimos en volver (risas). En esa instancia fue que surgió el nombre de La Casa Uruguaya.

MM: ¿Cómo fue el proceso de formación del equipo?

LCU: Si bien la clasificación al concurso fue anunciada el 5 de Diciembre, teníamos mucha confianza en nuestro trabajo y dedicación. Tomamos los recaudos necesarios y en Octubre decidimos abrir el llamado a todas las facultades de nuestra Universidad. Fue un llamado abierto a todos aquellos estudiantes que tuvieran ganas de participar en el proyecto. Se hizo a través de profesores, que explicaban el proyecto en materias de los últimos años de todas las Facultades (Ingeniería, Comunicación, Administración y Ciencias Sociales, Diseño), y también vía mail a todos los estudiantes. Los interesados debían enviar un mail y presentarse a algunas de las reuniones del equipo, y poco a poco, se fue formando el equipo. Una vez conformada la columna vertebral de todos los departamentos, los que nos sumamos desde el comienzo fuimos comentándoles a nuestros compañeros de cada carrera y los que interesaron se unieron a lo que es hoy el equipo de La Casa Uruguaya.

La Casa Uruguaya

MM: ¿Cuáles son las dificultades de trabajar en un equipo tan grande y con personas de distintas especializaciones?

LCU: Es cierto que tiene dificultades por las diferentes características que tiene el proyecto. Actualmente el equipo está conformado por 35 personas y de 4 facultades diferentes. Respecto a la asignación de tareas, en un comienzo fue algo caótica porque muchas de las tareas eran transversales a muchas o todas las áreas y costaba encontrar al par responsable de seguirla. Logramos ir solucionándolo con el paso del tiempo, a medida que fuimos mejorando los medios de comunicación y también con la designación de responsables de área. Cada profesión tiene su lógica de interpretación y razonamiento por lo que puede generar ciertas rispideces en determinado momento, pero la misma estructura del proyecto nos permite apoyarnos en profesores o el Director del proyecto quienes cumplen funciones de moderador, entre tantas otras, y ayudan a que se vuelva a nuestra armonía natural. Las discusiones generales sobre un tema en particular son muy divertidas porque cada área lo ve desde su perspectiva y se abren espacios de discusión muy interesantes. Por ejemplo, Arquitectura dice que quiere el techo de esta forma, pero la gente de Ingeniería dice que así no se puede porque no respeta los espacios del cableado, los de Diseño dicen que contemplar ambas perspectivas sería muy complejo y que deben ponerse de acuerdo, y los de Administración preguntan cuánto va a costar, porque hay que apegarse al presupuesto. Si bien lo pueden interpretar como un caos o contraproducente, para nosotros es una fortaleza de este proyecto, por la sinergia de perspectivas, si son bien capitalizadas, ayuda a mejorar el producto e individualmente en a abrir tu cabeza. El otro día embromábamos que antes discutíamos entre desconocidos, pero después de tantos meses las discusiones ya son de amigos y terminan siendo muy amenas y positivas. No olvidemos que la dinámica del proyecto tiene plazos y exigencias que cumplir, porque al fin y al cabo estamos compitiendo, entonces también suele pasar que a medida que nos acercamos a las diferentes etapas de entrega o actividades que tenemos previstas es que las discusiones pueden aflorar. Igual después de la tormenta viene la calma y cuando pasas raya, las valoraciones hacia el proyecto o los integrantes es superlativa.

La Casa Uruguaya

MM: Parte del grupo ya concurrió a workshops en Colombia. ¿En qué consistían estos workshops? ¿Qué destacan de la experiencia?

LCU: La organización desarrolló a lo largo del proyecto dos instancias de workshop, una en el mes de Febrero y la otra en el pasado mes de Julio. Estas jornadas de trabajo tuvieron como finalidad reunir a todos los participantes del Solar Decathlon. Cada equipo asistió buscando disipar las dudas, escuchar inconvenientes que han atravesado otros equipos, planificar las diferentes instancias que afectan al proyecto, como pueden ser aspectos logísticos, reglamentarios, consultas sobre las pruebas que debemos cursar, etc. Otra finalidad perseguida en estas jornadas fue la de cumplir con las entregas que tiene prevista la organización para cada momento. Cada equipo tiene la obligación de presentar diferentes tipos de materiales que van desde planos, material comunicativo, recorridos de la vivienda, presupuestos asignados, etc. Estos avances son presentados ante todas las Universidades que participan y son evaluadas por la organización como pre entrega. Sin duda, lo que más valoramos de los workshop es la multiplicidad de relacionamiento que generan. Por suerte hemos generado química con distintos equipos y mas allá de que estamos compitiendo, hay un excelente vínculo con cada uno de los participantes. Eso sí, el 4 de Noviembre se acabaron los amigos y Uruguay tiene que ganar (risas).

MM: ¿Qué significa para ustedes representar a Uruguay en este concurso?

LCU: El motor de La Casa Uruguaya tiene su génesis en la frase de Galeano sobre la Utopía (la tomamos por Noviembre de 2014, teníamos pensado invitarlo a generar alguna acción pero lamentablemente en el transcurso falleció): ”La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”. Estamos convencidos que brindamos una solución efectiva y de largo plazo, queremos dejar una huella arquitectónica. Por eso para nosotros es un orgullo muy grande, también es una responsabilidad porque tenemos representar al país de la mejor forma. Por ahí, cuando escuchas a los futbolistas en las notas periodísticas y parece que lo que dicen es puro casete, pero de veras que sentís eso. En La Casa Uruguaya ya hemos hablado varias veces sobre este sentido y nuestra arenga se emparenta mucho con “la garra charrúa” del fútbol. El lema de la casa es “más x menos” y eso lo buscamos empapar a todas las aéreas del proyecto, para lograr lo mejor de cada integrante. Es la primera vez que nuestro país estará presente en un concurso arquitectónico de esta índole, y a pesar de que eso nos pone un poco de presión para realizar una buena tarea, sabemos que vamos a dar lo máximo que esté a nuestro alcance y cuando no podamos dar más, vamos a seguir generando. Por esta razón es que queremos invitar al público uruguayo a la inauguración de La Casa Uruguaya que será en la explanada de Tres Cruces desde el 3 de Setiembre al 6 de Setiembre. Ahí podrán entrar a la casa, experimentar todo lo que ella ofrece, pero principalmente buscamos concientizar a la población acerca del uso de energías renovables. La Casa Uruguaya, está creada para interactuar desde la demótica (automatismo de vivienda) con quienes habitan en ella y educar de forma práctica.

La Casa Uruguaya

MM: ¿Hay precedentes de este tipo de concursos en Uruguay?

LCU: No existen precedentes de este tipo de concursos en Uruguay. Algunas universidades uruguayas se han postulado para participar pero hasta ahora ninguna de ellas había podido clasificar. Eso ya es un orgullo y vamos a dejar bien representado el nombre de la Universidad ORT, es importante que así sea. Lo que existe como precedente aquí en Uruguay es la construcción de la casa alemana, que se desarrolló con el apoyo de la Cámara Alemana. A raíz de aquel precedente es que en esta oportunidad fuimos a golpear la puerta de la Cámara Alemana y como les gustó la propuesta, decidieron apoyarnos y para nosotros eso fue muy importante.

MM: ¿Cómo ven este tipo de construcciones en Uruguay?

LCU: La receptividad de la población uruguaya ha sido excelente, superó nuestras expectativas, desde la propia Universidad ORT cuando planteamos la idea, también nos lo hacen saber los diferentes sponsors que nos acompañan y muestran entusiasmo por el proyecto que planteamos. A veces es difícil imaginar la envergadura de un proyecto con estas características por todas las aristas que comunica La Casa uruguaya, por eso nos propusimos el pasado 18 de Junio realizar el lanzamiento de la esquina fundamental de La Casa Uruguaya. Con ello buscamos tangibilizar el proyecto con una muestra a escala real del proyecto. En esa oportunidad todos los que asistieron a la ceremonia pudieron experimentar parte de lo que será el proyecto final.

MM: ¿Qué tipo de sponsors tienen?

LCU: La Casa Uruguaya cuenta con un plan de sponsorización donde generamos distintos niveles de participación, va desde los amigos, sponsors bronce, plata, oro y platino. Existen algunas participaciones como la empresa Ñande (constructora de vivienda social), La Cámara Alemana o el Foro de Ciudades Sustentables que nos han brindado un apoyo incondicional desde un principio. Ellos nos acompañan desde los inicios, cuando la casa era simplemente planos y la idea de unos cuantos estudiantes y profesores entusiasmados. Cuando el prototipo fue adquiriendo forma tuvimos la aceptación de innumerables sponsors como aquellos que están estrechamente vinculados a la construcción como por ejemplo Renovables (sistema de energía renovables), Urufor (proveedor de madera), Daper (cortinas y aberturas), Inca, Weyerhaeuser, Hiddenbed (mobiliario), Simdesign (Simulacion 3d), Bia (vidreria). También contamos con el apoyo de otras empresas como Autogiro quien nos brinda un apoyo incondicional desde el punto de vista logístico y la empresa +bus que nos apoya con la difusión en el canal de transporte urbano. El proyecto además cuenta con la adhesión de UTE por ejemplo y diversos apoyos como el MIEM, MEC, MEF, Ministerio de Turismo, Uruguay XXI, Museo Torres García. Todos ellos son los que permiten que La Casa Uruguaya deje de ser un sueño, nos ayudan a promover una solución arquitectónica sin precedentes.

La Casa Uruguaya

MM: En cuanto a la construcción, ¿tienen una empresa constructora que los apoya o ustedes mismos van a construir?

LCU: El equipo de La Casa Uruguaya cuenta con el apoyo fundamental de la empresa Ñandé, que ha sido parte del proceso desde el inicio, una empresa socialmente comprometida, impulsada por la comunidad salesiana en Uruguay, dedicada al desarrollo, producción y comercialización de casas prefabricadas con maderas de producción nacional. Ñandé busca en colaboración con otros sectores de la sociedad ya sean públicos y/o privados, promover el desarrollo integral de personas y comunidades, la capacitación de jóvenes de escasos recursos y el desarrollo de tecnologías alternativas que mejoren el acceso a la vivienda.

Encontramos en esta relación una alianza estratégica, Ñandé será la empresa encargada de la construcción del prototipo y posteriormente utilizará los adelantos y las soluciones técnicas que se prueben e implementen en La Casa Uruguaya en su producción local.

MM: ¿Cuándo viajan a Colombia? ¿Qué expectativas tienen?

LCU: El 22 de Noviembre comienza la competencia y la misma finaliza el 15 de Diciembre, nosotros iremos intercalando las llegadas de los diferentes Decathletas en función de las exigencias de la competencia. Existe un grupo considerable de personas que estarán toda la estadía pero el grueso del grupo estará en la etapa de montaje de la casa que será desde el 22 al 04 de Diciembre. Las expectativas son las de ganar, queremos ser los mejores y vamos a ir a buscar el primer lugar. Si eso no se lograra, ya tendremos tiempo para valorar los resultados, porque hasta el simple hecho de participar es un orgullo para nosotros.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.