Las mujeres se enfrentan a un límite profesional para acceder a puestos de alta dirección conocido como “techo de cristal”, pese a que cada día más de ellas ocupan mandos medios. Por su parte, grandes empresas se dan cuenta de los beneficios que el pensamiento femenino trae al negocio.

Hoy en día, solo 9 de cada 100 empresarios exitosos listados en Forbes son mujeres. Esto se debe al anticuado mito según el cual las mujeres son menos asertivas que los hombres, y en lugar de luchar por una posición específica, aceptan los cargos que se les dan.

La capacidad de las mujeres para entrar en puestos de alta dirección varía según la cultura: en China hay muchas ejecutivas de nivel senior, mientras que en América Latina existe una cultura profundamente machista. En África y América Latina hay muchas empresarias que sacan a sus familias de la pobreza con negocios propios y se adentran en la economía. Los emprendimientos se han vuelto en la mejor herramienta de las mujeres actuales para dirigir una compañía.

El sitio Accounting Degree enlista a 10 de las emprendedoras más exitosas del presente y el pasado, que sirven como excelentes fuentes de inspiración para aquellas mujeres que buscan lanzarse al mundo corporativo.

1. Oprah Winfrey

Oprah

La llamada “Reina de la televisión” ha logrado formar un imperio de medios que incluye un canal de televisión, una productora (Harpo) y una serie de libros y revistas.  La conductora de talk shows nació en una comunidad pobre de Missippi y sufrió abuso sexual cuando era niña. Oprah logró tomar el control de su vida para iniciar como comentarista y más tarde como productora.  Hoy en día su fortuna, de la cual destina una parte a obras de caridad como una red ángel, está calculada en 2.7 mil millones de dólares.

2. Diane von Furstenberg

Diane

Esta diseñadora de moda es famosa en la industria por favorecer el sistema de mentores en su compañía y por cobijar los sueños de jóvenes talentos en su empresa. Pese a ser la ex esposa del príncipe alemán Egon de Furstenberg, Diane se negó a vivir encerrada en una vida de alta sociedad al iniciar su propia compañía.  Sus vestidos estilo wrap son sinónimo de empoderamiento para mujeres profesionales de todo el mundo, lo que la llevó a convertirse en presidenta del Consejo de Diseñadores de Moda de América, miembro de la junta directiva de Vital Voices y una de las  principales impulsoras del emprendimiento femenino.

3. Madame CJ Walker

Madam C.J. Walker

Hija de antiguos esclavos de Luisiana, Walker quedó huérfana a los seis años y fue madre poco después de los catorce. Inició una línea de cosméticos y productos para el cuidado del cabello para mujeres afroamericanas en una época donde la segregación aún era una realidad. Con apenas 1.25 dólares, empezó su negocio de venta de puerta en puerta y se convirtió en la primera mujer millonaria hecha a fuerza de trabajo propio.

4. Ashley Qualls

Ashley Qualls

Esta joven empresaria se inició en el mundo de los negocios a los 14 años, cuando abrió el sitio Whateverlife.com en el que ayudaba a diseñar páginas de MySpace y enseñaba diseño y programación básica. Gracias a un préstamo de su madre, Qualls logró comprar el nombre de dominio y tener una de las primeras páginas independientes en obtener millones de visitas mensuales. Hoy en día factura más de 70 mil dólares al mes.

5. Estée Lauder 

Estee

Su nombre es sinónimo de belleza y cosmetología en Estados Unidos.  Hija de padres inmigrantes, Estée lanzó un pequeño negocio de cremas desarrolladas por un tío químico. A través de ventas en hoteles y clubs de sociedad, Lauder logró obtener un mostrador en Saks Fifth Avenue donde reglaba muestras gratis. En 2004 la empresaria alcanzó oficialmente el estatus de multimillonaria, y las acciones de Estée Lauder Companies superaron el precio de 95.36 dólares en la Bolsa de Nueva York.

6. Mary Kay Ash

Mary Kay

Otra historia de éxito nacida de los productos para belleza. Mary Kay Ash es la mujer que creó Mary Kay Cosmetics, uno de los negocios de venta a través de consultores más famosos del planeta y principal rival de la firma Avon. Nacida en Texas, Ash decidió empezar su propia empresa cuando la compañía en la que trabajaba se negó a darle un ascenso sólo por ser mujer. Con cinco mil dólares que tenía ahorrados y la ayuda de su hijo, Mary Kay inició una firma que hoy en día cuenta con más de dos millones de representantes de belleza.

7. Caterina Fake 

Caterina

Catarina Fake es la co-fundadora de Hunch y Flickr, y la perfecta definición de la emprendedora moderna. Invirtió en sitios como Etsy, Maya’s Mom y Daily Booth.  Fake, quien también es miembro de la junta directiva de Creative Commons, es considerada como uno de los mejores ejemplos de emprendimiento de la era digital.

8. Kamila Sidiqi 

Kamila

Esta joven empresaria afgana se atrevió a iniciar un negocio en un país donde las oportunidades laborales para las mujeres son generalmente escasas. Sidiqi enfrentó varias amenazas de muerte y el repudio social de su comunidad para ayudar a otras mujeres a iniciarse en los negocios. Luego de que su padre y hermano abandonaran a su familia para unirse a los talibanes, Sidiqi abrió un negocio de costura para alimentar a sus hermanos menores. Junto con otros miembros de su familia, se embarcó en peligrosas expediciones para obtener la materia prima de sus costuras. Su empresa es referente en la moda de Medio Oriente y dirige una red ángel para apoyar a otras emprendedoras de su área.

9. Judi Henderson-Townsend

Mary Kay

Cuando una tienda de ropa cercana a su casa estaba por cerrar, Henderson-Townsend corrió el riesgo de comprar todo el inventario de maniquíes para iniciar un negocio de tiempo parcial. Hoy en día su firma Mannequin Madness vende, alquila, recicla, repara y escribe todo lo referente a estatuillas de resina. Además, la firme política verde y de responsabilidad social de la empresa han convertido a Judi en uno de los nombres más sonados de la nueva conciencia empresarial.

10. Nellie Cashman

Nellie

Apodada “El ángel de la piedra sepulcral”, la aventurera e intrépida Cashman viajó desde Boston hasta San Francisco para trabajar como cocinera en los campamentos mineros. Esta empresaria de origen irlandés ahorró para abrir su propia casa de huéspedes en Nevada, para luego viajar por toda la Unión Americana abriendo restaurantes y posadas mientras apoyaba al Ejército de Salvación y diversas caridades de las iglesias de todo el país.

Fuente Entrepreneur

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.