Imaginá que llegó el día de presentar tu idea a un potencial inversor para que financie tu proyecto. Conseguiste la reunión con ese inversor que tanto pretendías y tenés que lograr en esa primera instancia despertar el interés para que pueda lograr interiorizarse más en tu proyecto.

Es un momento clave, tenés confianza en que el proyecto y tu idea en cada detalle contempla todo lo que un inversor quiere, pero ¿cómo lograr que ahonde en el plan que le vas a presentar? La respuesta es sencilla: elaborar un atractivo discurso de presentación. A esto se lo conoce como elevator pitch, debido al poco tiempo con el que contás para hacerlo, semejante a lo que dura un viaje en ascensor, para convencer a quien tenés enfrente de que tu idea es la mejor.

Sin título-1

¿Cómo lograr despertar el interés de un inversor en los primeros minutos?

Lo primero que hay que tener en cuenta es preparar lo que se va a decir inicialmente; preparar el elevator pitch. Siguiendo, tener presente que las características del proyecto tienen que ser expuestas de manera breve, directa y sencilla.

Aquí te dejo 10 consejos interesantes para elaborar la presentación y lograr despertar el interés del inversor.

  1. Explicar cuál es la oportunidad que se visualiza en el mercado y de qué manera la van a resolver o por qué lo van a resolver mejor que la competencia.
  2. Mencionar y tener muy bien estudiada a la competencia. En caso de que no exista competencia directa, analizar los productos sustitutos que el mercado utiliza en la actualidad y quiénes son los competidores y de qué manera puede surgir nueva competencia. En este punto es importante explicar cuáles son las barreras de entrada y cómo diferenciarse en caso de que sea simple imitar tu empresa en el mercado.
  3. Nombrar y dar el track record del  equipo y más si se trata de los fundadores o cofundadores y no de simples gestores de la idea de otros. El inversor,  va a creer en las personas que representan esta idea o proyecto.  Este  es un aspecto primordial y hay que saber aprovecharlo, plasmando qué nos diferencia del resto.
  4. Explicar cuál es el modelo de negocio: cómo se hace el dinero, cuánto podría crecer y en cuánto tiempo son algunas de las preguntas que tu inversor querrá conocer. Si al inversor no le queda claro el modelo de negocio, no querrá saber más sobre tu proyecto.
  5. Cuando haya quedado claro y bien descripto el modelo de negocio,  entonces, hablar sobre el producto. Nunca hablar más sobre el producto que sobre el modelo de negocio.
  6. No ser demasiado técnico en el lenguaje: al inversor hay que hablarle en su mismo código. Buscar la confianza  de los presentes, transmitiendo pasión pero manteniendo los pies en el suelo es crucial. El inversor valorará positivamente tu pasión e implicación económica, laboral y emocional en el proyecto.
  7. El plan de acción: Cómo piensas llevarlo a cabo, la implantación del proyecto deberá estar muy bien analizada en tu plan.
  8. Aspectos financieros: Cuánto dinero necesitas y para qué, cuál es la rentabilidad esperada, punto de equilibrio, período de repago, proyecciones realistas del primer año y TIR es información mínima requerida que querrá tener el inversor.
  9. Si se da la situación de un “ida y vuelta” de opiniones, intenta promover el diálogo.
  10. Escucha los comentarios, dudas o solicitudes de aclaraciones que te hagan los inversores para mejorar y contesta a la preguntas sin dudar. 

“Las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas”, sostenía Demóstenes.

Florencia Clavijo

Lic. Florencia Clavijo

Startup Business Consulting

www.sbc.com.uy

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.